Dale a los demás lo que has recibido de nosotros.

Dale a los demás lo que has recibido de nosotros.

“Dale a los demás lo que has recibido de nosotros.”

 
Las Abuelas se reunieron a mi alrededor y dijeron: “Los llamamos y los reunimos para que pudieran hacer por el mundo lo que nosotros estamos haciendo por ustedes. Hemos creado un lugar de descanso y comodidad para ustedes. Un lugar estable, lleno de amor, paz y elevación. Y nuestro deseo es que, donde y cuando puedan, también le brindan este lugar de descanso y comodidad a los demás. Nuestra generosidad para ustedes es también su generosidad para los demás. Nuestro amor es tu amor. Te estamos “enseñando” con nuestro ejemplo, con la forma en que nos comportamos contigo. Siempre te envolvemos, siempre estamos felices de verte y estar contigo. Y te pedimos que le des esta misma bienvenida a la vida. Dale a otros lo que has recibido de nosotros. Así es como se vive. Es simple.
 
“Somos exactamente como tú”, dijeron las Abuelas. “No hay diferencia entre nosotros excepto en las falsas actitudes que llevas. Has estado cubierto en capas de miedo, vergüenza e ira. Las falsas percepciones de ti mismo y la falsa percepción de los demás te han cubierto desde tu nacimiento. Te enseñaron que todo eso es tuyo. No es verdad y sabemos que no lo es porque te vemos como realmente eres. Te vemos libre de todo ese condicionamiento.
 
“El condicionamiento es falso y será cada vez más fácil de detectar porque siempre da algún tipo de mal presentimiento. En cambio, confía en los buenos sentimientos que hay en tu interior. Confía en lo que apoya y bendice tu vida. Confía en la bondad amorosa en ti mismo y en los demás. Y mientras lo haces, perdona a aquellos que se ven atrapados en la mezquindad y la crueldad. Están perdidos, así que, a menos que puedan agregar algo de bondad a tu vida, no pases más tiempo del necesario con ellos. En general, regala felicidad, busca la felicidad y ve a donde puedas hacer algo bueno. Sírvele a los que puedas ayudar y no pierdas el tiempo con otras cosas.
 
“Entendemos que, durante estos tiempos, gran parte de tu ‘servicio’ tendrá que realizarse a la distancia, por ejemplo, en oración y pidiendo bendiciones a los demás. Pero pronto podrás volver a estar en el mundo y ser más activo en el servicio. Sin embargo, por ahora, mantén tu mente limpia y bien iluminada y ama a los demás desde la distancia”.
 
Nota de Sharon:
Esto me vino después de recibir este mensaje: cuán accesibles son Las Abuelas y cuán humanas y humanamente divinas son. Y son de esta manera para que nosotros, como humanos, podamos relacionarnos con ellas. Las Abuelas realmente somos nosotros, lo mejor de nosotros. Y realmente son divinas. Aquí están hoy, cantándonos, caminando con nosotros, personificando la unidad entre nosotros y Dios. Y no tenemos que ir muy lejos para encontrarlas.
 
¡Son las Abuelas, por el amor de Dios! Entonces están aquí, ahora mismo. No viven solo en iglesias, santuarios o templos. Viven con nosotros, viajan en nuestros autos, caminan por la calle con nosotros, trabajan en la cocina con nosotros. No son deidades para ser adoradas desde lejos. Ellas están aquí. ¡Ahora! No más allá de tu próximo aliento.